InicioTodos los temasContenidosCómo crear contenido para un blog: primeros pasos

Cómo crear contenido para un blog: primeros pasos

Supera el miedo a la página en blanco

Crear contenido para un blog puede ser todo un reto. Al principio no resulta fácil definir la estrategia de contenidos ni enfrentarse a la página en blanco.

En este post te acompañamos durante la fase inicial de definición y lanzamiento de tu blog, desde la elección del tema hasta tu primera entrada. Una etapa fundamental en la que se sentarán las bases de ese importante proyecto creativo.

Quiero crear un blog. ¿Sobre qué escribo?

Lo más difícil siempre es el comienzo. A la pregunta de qué contenido puedes crear para tu blog solo se puede responder con otras preguntas:

– ¿Qué sabes hacer? ¿Cuál es tu especialidad?

Soy diseñadora, abogado, toco la guitarra, tengo una tienda de decoración, sé mucho de setas…

– ¿Qué quieres contar y ofrecer a los demás?

Mis conocimientos de arte pop, los proyectos que hago, mis ideas creativas, mis propuestas para solucionar los problemas climáticos…

– ¿Cuál es tu motivación principal para crear un blog?

Publicitar tu negocio, difundir ideas, transmitir conocimiento, expresar un impulso creativo, conseguir que me admiren, ganar dinero, llegar a ser influencer…

– ¿A qué tipo de público quieres dirigirte?

A mis potenciales clientes, a personas con las que comparta afinidades, a determinados colectivos sociales, a grupos de presión, a foros especializados, a los responsables políticos…

Sobre qué escribo para crear un blog
Preguntas clave para definir el contenido de tu blog. © TEXTINNOVA

Si respondes con sinceridad a las anteriores preguntas empezarás a perder el miedo a la página en blanco, pues verás más claro hacia dónde quieres enfocar los contenidos de tu blog.

Pero veamos paso a paso cómo se definen los temas y la estrategia de contenidos.

Tema principal, categorías y etiquetas

Lo primero que necesitas es escoger el tema principal de tu blog: es decir, su leit-motiv, el denominador común de tus futuros posts. A este tema llegarás una vez que respondas a las preguntas del apartado anterior. Veamos algunos ejemplos:

      • Si quieres dirigirte a tus potenciales clientes y tienes una tienda de decoración, puedes hacer un blog en el que hables de tus proyectos.
      • Si sabes mucho de música y quieres conectar con personas que compartan esa afición, tu blog tratará sobre ese tema.
      • Y si tu motivación es expresar un impulso creativo, de cualquier tipo, el blog será la plataforma de creación y difusión de obras creativas.

La lista es infinita. Puede haber tantos temas de blog como posibles aficiones, motivaciones, conocimientos, intereses…

El tema principal puede clasificarse en distintas categorías temáticas. Esto es útil si te planteas abordar distintos aspectos, tipos, disciplinas o ámbitos de un mismo campo general.

Por ejemplo, dentro del tema de la música puedes tener categorías de rock, jazz, pop, clásica… Un blog de decoración y reformas puede subdividirse en las categorías de iluminación, suelos, armarios, paredes… Y así sucesivamente.

Además del tema principal y las categorías, puedes perfilar la clasificación temática de cada post añadiendo una o varias etiquetas de una lista que poco a poco irás definiendo. Esas etiquetas ayudarán a los buscadores a clasificar tu post en los procesos de indexación. También servirán para ordenar y filtrar los contenidos cuando tengas muchos dentro del blog.

Las etiquetas coincidirán con el tema y el subtema, pero también puedes añadir otras más detalladas: iluminación led, armarios empotrados, papel pintado… Idealmente deberás establecer un sistema de etiquetas ordenado y lógico.

¿Contenidos para un blog de qué tipo?

Por otro lado, junto a la elección del tema deberás plantearte qué tipo de blog quieres crear. Básicamente puedes elegir entre las siguientes opciones:

Blog personal

      • Creativo (literario, artístico): blog para crear, publicar, compartir y comentar obras literarias o artísticas.
      • Íntimo: blog entendido como un diario en el que cuentas las cosas que te pasan.
      • Portfolio: para exponer y comentar proyectos que has realizado.
      • Periodístico: el espacio donde publicas análisis y artículos de opinión sobre la actualidad.
      • Educativo: blog de contenidos pedagógicos para enseñar distintas disciplinas.
      • Divulgativo: para transmitir conocimientos especializados a un público no experto.
      • De reseñas: espacio crítico para valorar obras, productos, servicios.
      • Lúdico o de entretenimiento: blog para compartir juegos, contenidos humorísticos y recreativos.

Blog corporativo

      • Comercial o de negocios: blog sobre temas relacionados con la actividad de una empresa o negocio.
      • Institucional: dedicado a los ámbitos en los que trabaja la institución de que se trate.

El tipo de blog condicionará el enfoque de su contenido. De todos modos, independientemente de la línea que elijas, siempre necesitarás ideas y fuentes de inspiración. A continuación, veremos algunos métodos que te ayudarán a alimentar de contenido cualquier tipo de blog.

Encontrarás tu estilo propio si transmites a los demás tu visión de las cosas, tu experiencia de primera mano, tus conocimientos y pensamientos… a tu manera

Cómo inspirarse al crear contenido para un blog

Después de elegir el tema principal, las categorías temáticas y las etiquetas, llega el momento de lanzarse a crear contenido para el blog corporativo o personal que queremos publicar. Y en este punto vuelven a asaltarnos las dudas. ¿Por dónde empiezo? ¿Qué puedo contar que tenga interés y sea original? ¿No se ha escrito ya de todo sobre este tema?

Crear contenido para un blog: primeros pasos
Superación del miedo a la página en blanco. © TEXTINNOVA

Como ves, la creación de contenidos es un proceso de continuas incertidumbres e inseguridades, sobre todo hasta que logras definir tu propia estrategia, esto es, un concepto que encaje contigo o con tu empresa. Pero una cosa es segura: este esfuerzo previo hará más valioso el contenido de tu blog.

Del bucle de dudas saldrás de una sola manera: abriéndote al exterior, escuchando a la gente, sus necesidades, sus curiosidades. Preguntándote:

¿Qué quiere saber mi público?

Ante todo, dar respuesta a las inquietudes del público es un criterio fundamental para orientar los contenidos del blog, sobre todo en el caso de los blogs corporativos. Necesitas indagar qué desean saber tus destinatarios en relación con el tema elegido. Un buen método para descubrirlo, al menos al comienzo, consiste en consultar recursos como answerthepublic.com y whatpeopleask.net. Estos sitios aportan valiosa información sobre las cosas que la gente busca en internet.

Mapa conceptual de búsquedas sobre marketing
Mapa conceptual de búsquedas sobre marketing. Fuente: AnswerThePublic

Por medio de estas herramientas puedes relacionar los conceptos de tu tema y desgranar, poco a poco, las dudas e intereses que suscita en tus potenciales seguidores. Así elaborarás una lista de posibles contenidos útiles.

Contenidos para un blog que haga pensar y que haga feliz a la gente

Como ya observó Aristóteles, estimular el pensamiento es uno de los grandes placeres de la humanidad y una fórmula infalible para cautivar al público.

Piensa en un medio de comunicación, un pódcast que te guste. Seguro que te hace pensar y sentir. De la misma manera, trata de crear contenido que estimule y motive a otras personas, un contenido totalmente enfocado a conectar con los demás.

Harás feliz a tu público si:

      • aportas conocimiento (tus conocimientos);
      • conectas con su sensibilidad;
      • compartes sensaciones, experiencias, mundos;
      • creas vínculos de afinidad;
      • resuelves sus dudas;
      • les ayudas a superar dificultades.
Cómo hacer feliz al público con los contenidos de tu blog
Cómo hacer feliz al público con los contenidos de tu blog. © TEXTINNOVA

Comunidad con afinidades e intereses comunes

En algunos casos, las ideas para tu blog pueden provenir de un círculo de personas con las que compartes afinidades y mantienes un estrecho contacto. En efecto, las conversaciones con esos grupos muchas veces serán una extraordinaria fuente de inspiración. Se tratarán temas y se plantearán dudas o aspectos concretos que te invitarán a profundizar más y a escribir sobre ello. De antemano sabrás que ese contenido interesa a tus destinatarios.

Listas de ideas y brainstorming

Otro modo de definir los contenidos de tu blog consiste en escribir las ideas que se te ocurren sobre el tema principal. Cuando este proceso se hace en grupo, surge una sinergia muy interesante que en inglés se llama brainstorming y en español, “lluvia de ideas”. Si lo pruebas, lo repetirás.

A partir de la lista de ideas que van apareciendo, puedes elaborar mapas conceptuales que te acerquen a un boceto de plan de contenidos. Para ello, es interesante ordenar las ideas según distintos criterios:

      • lógicos;
      • jerárquicos;
      • asociativos;
      • de frecuencia de búsqueda.

Hilos temáticos

Suponiendo que al principio, como es normal, no logres elaborar un plan de contenidos muy detallado, pero tengas ya decidido algún título de post, ¡adelante! Empieza a escribir. Con toda probabilidad, del primer post saldrá un ramillete de ideas para otros posts futuros.

Eso es lo que llamamos “hilos temáticos”, la mejor materia prima para tu plan de contenidos. De esta forma, además, enlazarás unas publicaciones con otras creando una sensación de continuidad entre ellas.

Investigación

Sin lugar a dudas, investigar sobre un determinado tema puede ser una magnífica fuente de contenidos de alto valor añadido para una empresa o institución.

De la investigación pueden surgir no solo publicaciones especializadas (en revistas académicas, por ejemplo), sino también otras de carácter divulgativo que se dirijan a un público más amplio.

A partir de ahí, el blog puede basarse en ese rico caudal de información y amplificar la visibilidad de las publicaciones corporativas.

No copies a otros: busca la originalidad

Las modas aquí no cuentan. Busca tu propio estilo, tu sello, tu rasgo diferencial.

Lamentablemente, es común encontrar en internet contenidos casi calcados sobre cualquier tema: ideas repetitivas, los mismos desarrollos argumentales, datos casi idénticos.

En realidad, la copia de contenidos no solo empobrece tu blog y el nivel general de las publicaciones en internet, sino que además infringe el derecho de propiedad intelectual.

Encontrarás tu estilo propio si transmites a los demás tu propia visión de las cosas, tu experiencia de primera mano, tus conocimientos y pensamientos. A tu manera.

Procesos de generación de contenidos para un blog
Procesos de generación de contenidos para un blog. © TEXTINNOVA

Pereza para escribir

¿Tienes claro el tema de tu blog, pero te cuesta arrancarte a escribir? Si este es tu caso, te damos algunos consejos para vencer esa dificultad:

Apóyate en un método para crear posts

En lugar de sentarte a escribir lo primero que te viene a la cabeza, es conveniente planificar un poco el contenido. En este post te ayudamos en ese proceso, desde la elección de la idea y la estructuración del tema hasta la creación del texto.

Sigue una técnica de escritura argumentativa

Por lo general, los blogs de negocios son textos argumentativos. En ellos se defiende una tesis de una forma estructurada, aportando argumentos y organizando bien la información. Aquí te contamos cómo hacerlo.

En todo caso, la escritura de un post requiere ponerse en el lugar del otro: pensar en el destinatario, un destinatario que no dispone de mucho tiempo para leer tus contenidos. He aquí algunas claves que te ayudarán a captar su interés:

      • Ordena las ideas de mayor a menor relevancia.
      • Recoge en el primer párrafo la esencia de tu contenido.
      • Utiliza epígrafes (títulos intermedios) estructurados por niveles.
      • Resalta las ideas importantes en negrita, pero sin abusar de este recurso.
      • No olvides el uso de palabras de transición.
      • Facilita visualmente la lectura del texto, utilizando listas, destacados y esquemas.

Entorno sin distracciones

La escritura es un ejercicio que requiere concentración. Sin embargo, vivimos en un mundo de continuas distracciones: llamadas, correo electrónico, mensajería, notificaciones, ventanas emergentes, sonidos de teclas, ruido ambiente… Por lo general, los entornos de trabajo exigen la realización de multiples actividades simultáneas. Y todo ello merma la concentración.

Si quieres escribir con fluidez los posts de tu blog, es conveniente elegir entornos aislados y seguir estos consejos durante el tiempo de escritura:

      • Configurar el ordenador y demás dispositivos electrónicos en un modo de concentración, sin notificaciones.
      • Elegir o configurar un editor de texto sin distracciones.
      • Despreocuparse de los aspectos de formato. Estos vendrán más adelante.
      • Definir desde un principio la estructura del post: título, subtítulo, principales apartados y subapartados.
      • Establecer un objetivo cuantitativo basado en la extensión del texto o en el tiempo de dedicación, y medir esas variables.

Mucha lectura de la buena

Parece un tópico pero es así: para escribir bien hay que haber leído antes. Pero no basta con leer cualquier cosa (como mensajes de amigos, correos electrónicos, redes sociales). Si son estos tus modelos de escritura, lo más seguro es que tu escritura esté falta de recursos. Y eso se nota.

¿Cuánto hace que no lees un buen libro? ¿O artículos de fondo sobre el tema de tu interés? Es buena idea hacerlo para mejorar las destrezas de expresión escrita.

Y, por fin, tu primer post

Sin duda, tu primer post será el más complicado. Y, a la vez, uno de los más satisfactorios. A partir de ahí, perderás el miedo a la página en blanco y verás aflorar un proyecto creativo prometedor.

Ahora llega el momento de planificar los contenidos del blog. En próximas entradas te contaremos cómo crear un plan de contenidos acorde con una estrategia de contenidos bien definida.

© Marta Pino Moreno. Reservados todos los derechos
Ilustraciones: María Rodríguez López
Código de registro: 2211172649159
Fecha de registro: 17-nov-2022 11:15 UTC
URL información pública

Marta Pino Moreno
Marta Pino Morenohttps://martapino.com
Marta Pino Moreno es lingüista y traductora editorial. Tras comenzar su trayectoria profesional como investigadora de lingüística de corpus en la Universidad de Lovaina (Bélgica), se trasladó a Madrid para trabajar en la Real Academia Española, donde contribuyó a desarrollar el proyecto de corpus lingüísticos en el Departamento de Lexicografía. Posteriormente obtuvo el título de Doctora Europea en Filología Hispánica, en la especialidad de lingüística, y orientó su actividad hacia el mundo de la traducción académica y editorial. En Barcelona impartió clases en la Universitat Pompeu Fabra. Traduce y edita numerosas publicaciones del sistema de Naciones Unidas en Ginebra. Ha publicado más de un centenar de traducciones de ensayo, narrativa y poesía. En 2020 fundó la empresa textinnova y actualmente coordina su equipo editorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS RECIENTES

Cómo crear contenido de valor para tu empresa

El contenido de valor está adquiriendo una gran relevancia en la red, ya que además de ser venerado por los internautas, Google por fin le está otorgando el posicionamiento que merece. Te ayudamos a crear contenido pensado para los usuarios.

El sonido, un elemento esencial en los vídeos corporativos

El sonido tiene especial relevancia a la hora de elaborar tu vídeo corporativo. Este, llega a la parte más emocional del espectador, logrando que se sienta atraído e identificado con los valores y características de la compañía.

El montaje de vídeo: técnicas de corte y transiciones

La elección de los planos, el ritmo y la creación de armonía entre los distintos elementos está en tus manos, pero hay diversas técnicas y tipos de montaje que puedes usar y que debes conocer. En este post te los mostramos, ya que te resultarán muy útiles para montar tu vídeo.

Cómo grabar y editar tu vídeo corporativo

La grabación y edición de un vídeo corporativo suelen ser tareas complicadas. Pero antes de llegar a estas fases tendrás que pasar por una serie de procesos. En este post te contamos en qué consisten y te damos algunas pautas para que te resulten más sencillos.