Edición de contenido

La edición de contenido es un proceso de corrección que se centra en la parte más conceptual de los textos. El original destinado a una publicación debe pasar por sucesivos procesos de corrección antes y después de su maquetación. En concreto, durante la etapa previa a la maquetación habrá al menos tres fases de corrección centradas en los siguientes aspectos:

  • la edición de contenido, de la que hablaremos en esta página;
  • la corrección de estilo, que tiene por objeto los aspectos gramaticales, léxicos y discursivos; y
  • la corrección ortotipográfica, en la que se trata de eliminar las erratas y de adecuar el texto a los criterios tipográficos de la publicación.

En algunos casos la misma persona puede ocuparse de los tres procesos, pero debe hacerlo preferentemente en orden secuencial.

Edición de contenido de textos científicos o académicos

La edición de contenido es una lectura profunda del texto en la que se analiza la coherencia y la veracidad o verosimilitud de la información que transmite. Cuando se trata de un texto científico o académico, el editor de contenido debe prestar atención a los siguientes elementos:

  • Organización general del texto: adecuación de la estructura a los patrones habituales del texto académico; orden de exposición de las ideas; coherencia interna entre las partes.
  • Precisión conceptual: uso correcto de los términos, conceptos y definiciones; corrección de las fórmulas y de otros elementos analíticos o metodológicos; claridad argumentativa; supresión de redundancias y otros elementos superfluos.
  • Citas y referencias: comprobación de las fuentes citadas y de las referencias bibliográficas correspondientes.
  • Notas: coherencia, sistematicidad y precisión en el uso de notas; valoración de si son o no pertinentes.
  • Remisiones: coherencia interna y adecuación de las remisiones a las normas de estilo de la publicación; supresión de remisiones vagas o poco informativas.
  • Cuadros y gráficos: cotejo de los datos de cuadros y gráficos con su desarrollo o análisis; verificación de su integridad y coherencia.
  • Resumen del artículo: extensión, concreción, claridad y coherencia.
  • Títulos y subtítulos: extensión, veracidad, coherencia con el contenido.

En consecuencia, la corrección del contenido de un texto científico o académico requiere un conocimiento cabal de la disciplina académica, del método científico y de las pautas generales de edición científica.

Edición de contenido de textos narrativos

Por otro lado, cuando el texto es narrativo, el análisis de contenido se centrará fundamentalmente en:

  • los elementos estructurales (tiempo, espacio, punto de vista) y
  • la verosimilitud y coherencia de la caracterización de los personajes.

Por supuesto, es conveniente tener conocimientos de narratología y formación filológica o humanística para realizar este tipo de análisis.

No obstante, la edición de contenido no puede desvirtuar ni reescribir el texto original. El editor debe consultar al autor todas las dudas que el texto suscite. Del mismo modo, debe someter a su aprobación el texto editado, con marcas y anotaciones de corrección, antes de continuar con el proceso de edición.

La última palabra la tiene el autor, si bien el director editorial puede exigir que el texto se adecue a los criterios de edición y optar por no publicar el trabajo si este no cumple las pautas establecidas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS